Smart Cities: Sensores IoT para la gestión inteligente de los residuos

Smart Cities: Sensores IoT para la gestión inteligente de los residuos.

Con el objetivo de que para el año 2025, al menos el 55% de los residuos urbanos deberían reciclarse, tanto de hogares como de empresas, en España,  se ha aprobado por la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, un plan ambicioso que indica que se alcance el 60% para 2030 y el 65% para 2035.

Para cumplir con estas metas, en España se están llevando a cabo iniciativas para una gestión inteligente de los  residuos. En ellas el uso de tecnologías de Internet de las Cosas (IoT) está jugando un papel fundamental dentro del ecosistema de las smart cities, donde ERNEL+ implementa soluciones avanzadas de gestión a empresas.

Se analiza todo el ciclo, desde el momento en el que el ciudadano deposita su basura en los contenedores, pasando por su transporte y hasta su llegada a las plantas de tratamiento de residuos.

Recogida selectiva por territorios

Entre los proyectos piloto en marcha están los de la ciudad de Logroño, el Cabildo de La Palma, y los consorcios de La Rioja (CARE) y Cantabria (MARE). Estos cuatro territorios tienen diferentes necesidades. De ahí que se hayan seleccionado para realizar los primeros despliegues.

En Cantabria hay mucha diferencia de estacionalidad entre el invierno y el verano por la afluencia de turismo. Logroño es una zona más urbana y la gestión difiere de las áreas rurales de La Rioja donde, a priori, puede parecer que se necesita una mayor planificación. Mientras que en los territorios insulares, como La Palma, los comportamientos pueden ser distintos a los de la Península.

Tecnología y Gestión son las claves operativas del funcionamiento en ERNEL+ haciendo uso del expertise y extenso bagaje de gestión del panel de Directivos Seniors.

Esta información será la que ayude a gestionar de una forma más eficiente los residuos y la base para que sea posible cumplir los objetivos establecidos por la Unión Europea para los próximos años.

Es una plataforma de colaboración para todos los agentes que forman parte de la gestión de residuos (ciudadanos, gestores, administración pública…) No solo tiene que ver con la parte operativa, dirigida a mejorar y optimizar los servicios, también a conocer comportamientos ciudadanos.

Datos sobre y para los ciudadanos

La colaboración ciudadana es una de las claves para cualquier sistema de recogida eficiente de residuos. El uso de datos y sensores que ayuden a definir mejor las características de cada población mejora el conocimiento que se tiene sobre ella.

Gracias a esta información es posible saber, por ejemplo, en qué áreas se recicla mejor o peor. De esta manera, los municipios puede orientar sus campañas de concienciación de forma más dirigida. O si en una determinada zona la población está más envejecida, facilitarles el acceso a los contenedores. “Se trata de hacer campañas específicas y saber si en ese lugar se está haciendo mejor o peor según los segmentos de población”.

Entre las propuestas está la instalación de pulsadores en los contenedores. A través de esta tecnología se podrían conocer la percepción que tienen los ciudadanos sobre el sistema de recogida de basuras y que esta fuera analizada por el gestor municipal. Ya existe tecnología para hacerlo de una manera óptima. Estos datos complementarían a las encuestas tradicionales que realizan los ayuntamientos, casi siempre por vía telefónica.

Tampoco se descarta la incorporación de un sistema de pago por generación de residuos, algo que viene reclamándose desde algunos ámbitos y que ya funciona en algunos países europeos. Una forma de aplicación es asignando una tarjeta por unidad familiar, que se utiliza para abrir el contenedor. Un sensor de pesaje determina la cantidad de residuos depositados, un dato con el que se establece la tasa a aplicar por el servicio de recogida.

Gestión eficiente del servicio

Otra de las claves en la prestación de estos servicios municipales es su calidad. Un valor medible a través de sensores instalados en los contenedores y de los GPS de los vehículos. “La recopilación de estos datos permite, por ejemplo, pasar por los contenedores cuando realmente sea necesario. Y, sobre todo, establecer rutas más óptimas.

Los sensores instalados en los vehículos y contenedores proporcionan información a la plataforma en tiempo real. Así es posible detectar posibles averías y minimizar el número de reparaciones e interrupciones del servicio. Estos sistemas también son utilizados por los gestores de los servicios urbanos para optimizar sus recursos.

Desde ERNEL+  se trabaja en la Integración de todos los procesos con las compañías especializadas y los municipios para el mejor servicio al ciudadano.

La reducción de las rutas de recolección y la disminución del consumo de combustible son parte de los beneficios que la aplicación de la IoT aporta a la gestión inteligente de los residuos, junto a la reducción de los niveles de ruido y el descenso de las emisiones de gas.

Pero para completar el ciclo, no hay que olvidarse de la última parte de la cadena: las plantas de tratamiento.

Haciendo uso de la industria 4.0 desde ERNEL+ buscamos la implementación de soluciones eficientes, trabajando codo-con-codo con el ecosistema.